Érase una vez...

...una sola vez. 

A raíz de la obra de teatro que fui a ver el mes de diciembre, que se llama Una vez al año, empecé a pensar la cantidad de veces que decimos: “sólo hoy”, “una vez al mes”, “una vez al año no hace daño”…



Desde hacer dieta y saltarte un día el régimen, a comprar alguna cosa que no necesitamos pero como es económica la compramos, ir a algún restaurante en concreto, caer en tentaciones... En definitiva, seguro que tú también lo has dicho más de una y dos veces.


Por otro lado pensé que tenemos muchas cosas que tendríamos que hacer una vez al día, una vez a la semana, una vez al mes, una vez al año… por ejemplo, en temas de alimentación mi padre siempre me dice: “esto lo tienes que comer una vez cada X” y siempre le contesto lo mismo: Solamente con todas las cosas que tenemos que hacer una sola vez, ocupan todas las veces. Me explico. Por ejemplo, en la alimentación; comer fruta, verdura, pescado, carne, huevos, frutos secos, legumbres, arroz… beber mucha agua, tomar una copa de vino... sólo con estos alimentos que tenemos que comer cada semana, son tantas veces no me cabe ni una sola vez al mes comer pizza. ¡Qué horror!  




Luego tenemos las cosas que no podemos hacer, pero que si las hacemos solamente una vez, nos pensamos que son menos graves o que no se notará. Caer en las tentaciones. Puede ocurrirnos a menudo con los dulces, las compras… necesito esta camiseta. Tengo mil iguales y de color negro, pero la manga de esta es 1 cm más larga que las que tengo. ¡Necesito esta camiseta sino me muero!. ¿Señora quieres el croissant de cortesía? Me dijeron el otro día en un bar. No gracias, respondí. Tengo que agradecer que en este bar te pregunten si lo quieres. Ojos que no ven, corazón que no siente. Si me lo hubiese puesto directamente, seguramente no hubiese podido evitar caer en la tentación.

Y yo me pregunto ¿Por qué lo bueno es tan malo? Y, ¿Por qué aquello que no podemos hacer, es lo que más nos apetece hacer?


En muchas ocasiones pienso que es porque como no nos acordamos que podemos hacerlo, cuando nos lo mencionan nos apetece hacerlo.

Luego, también están las cosas que te aconsejan hacer una vez a la vida, cómo viajar en globo, conocer mínimo 10 países del mundo, aprender 3 idiomas, hacer de voluntario, viajar solo, hacer puenting, tomarse un año sabático, hacer surf, crear alguna cosa, ser padre o madre, tener una mascota, donar sangre, pasar tres días sin móvil, vivir en el extranjero, correr una maratón, escribir un libro, hacerse un tatuaje, dormir en un hotel cápsula en Japón… e infinitas más. Estas, también te ocupan toda la vida y aún no las terminas.


¿Os dais cuenta? Es increíble como sumando solamente una sola vez nos ocupa todas las veces. ¡Una sola vez es toda la vida! Ahora cada vez que os digan ¡tranquilo si una vez al año no hace daño! a lo mejor os lo pensáis dos veces antes de hacerlo ¿no?

En cualquier caso, siempre debemos ser responsables de nosotros mismos. Nadie nos obliga a comerlo, a comprarlo, a hacerlo, o a no hacerlo… Y para terminar con un toque de humor, lo haremos con una frase graciosa de Mafalda que dice hoy no pienso caer en la tentación… pero si me empujan, ahí si ya no es mi problema.

Gracias, gracias y gracias. Feliz semana y hasta el jueves! ¡Hazte feliz!

Coral ·💋
*


Las fotos son del buscador de Google

Comentarios

Entradas populares de este blog

Despedida

Fin de año a Galicia

¿Esperar de?