Ir al contenido principal

Entradas

Volveremos a brindar

¡Hola!
Hoy me apetece compartiros la que es para mi la mejor canción que se ha hecho hasta ahora de la situación que estamos viviendo.
Volveremos a Brindar. Lucia Gil

Días tristes, nos cuesta estar muy solos
Buscamos mil maneras de vencer la estupidez
Meses grises, es tiempo de escondernos
Tal vez sea la forma de encontrarnos otra vez
Pero son las 8 y has salido a aplaudir a tu ventana
Me dan ganas de llorar
Al vernos desde lejos tan unidos, empujando al mismo sitio
Solo queda un poco más
Volveremos a juntarnos, volveremos a brindar
Un café queda pendiente en nuestro bar
Romperemos ese metro de distancia entre tú y yo
Ya no habrá una pantalla entre los dos
Ahora es tiempo de pensar y ser pacientes
Confiar más en la gente, ayudar a los demás
Mientras tanto otros cuidan los pacientes
Un puñado de valientes, que hoy tampoco dormirán
Pero son las 8 y has salido a aplaudir a tu ventana
Me dan ganas de llorar
Al vernos desde lejos tan unidos, empujando al mismo sitio
Solo queda un poco más
Volveremos a juntarnos,…
Entradas recientes

Vaticinios

A punto de finalizar la tercera semana de confinamiento, os comparto los 11 vaticinios que pensé durante la segunda semana.  
Vaticino significa la acción de anunciar un hecho futuro a partir de ciertos indicios, o por simple intuición.
O simplemente porque es lo que te gustaría que pasara, o porque sí. Así que lo que yo vaticino hasta fin de año, es decir, hasta el día 31 de diciembre de 2020, es lo siguiente:

1.Mínimo hasta fin de año no podremos viajar fuera del país.
O incluso más. Hasta que todo no haya terminado en todo el mundo, no se podrá viajar con libertad. Seguramente habrá países que entre sí, sí que podremos, pero en muchos de ellos no.    

2.Los grandes eventos, como conciertos, fiestas… cualquier evento con más de 50 personas quedará anulado para lo que queda de este 2020.
Conciertos, ferias, deportes, cabalgatas… cualquier cosa que incluya una gran concentración de personas quedará aplazada hasta nuevo aviso. Aunque empiece a volver la normalidad habrá eventos que no podrán…

“...avi, m’expliques coses?”

Quan era petita sempre li deia al meu avi que m’expliqués coses. “Avi, explica’m coses!”. M’era indiferent què m’expliqués, perquè a mi el que realment m’agradava era escoltar-lo. Era sentir la seva veu amb aquell entusiasme, alegria, emoció, realitat, misteri i també, perquè no, ficció.
Era molt divertit escoltar les batalletes de petit, de jove, de gran... les seves i, per què no, les meves. Els contes que més m’agradaven eren els que qualsevol dia se’n podia convertir en un conte, en una història que moltes vegades semblava irreal. Aquells somnis que no vols que es facin realitat.   
Fins que un dia, però, em va dir que se li estaven acabant les idees, i jo li vaig dir que això era impossible. Que persones com ell havien viscut la vida. Les penes més penes, i les alegries més alegries. Que van ser la generació valenta, la que no tenia por, la que va començar a construir de nou la seva vida des de zero. Sense recursos, amb pocs diners, amb escàs menjar i amb successos molt i molt pitj…

A CROWN’S DIARY. Diario de una corona I

Siempre había pensado que no me gustaba cocinar.

En mi casa, ya que teníamos horarios bastante diferentes, cada uno se hacía su comida. Yo, para mi, siempre escogía o bien platos preparados, o platos que no me llevaran más de 5 minutos para prepararlos. Durante un tiempo, que me llevaba el tupper al trabajo, “cocinaba” los domingos y lo congelaba.
“Cocinaba” significaba hervir verdura, pasta, hacer ensaladas, calentar caldo y otros platos precocinados, calentar hamburguesas vegetales… este era mi “cocinar”. O sea, no cocinaba. Calentaba o recalentaba.
Poner una olla con agua a hervir la menestra, para mi ya era como subir el Everest. ¡Buff! se me hacía una cosa imposible. Y no me gustaba. Y no tenia tiempo. Y bueno si que lo tenia, pero no quería dedicarlo en la cocina.  
No me gustaba.

Siempre pensaba, tengo que casarme con un chef porque no me gusta la cocina, y no quiero que mi familia pase hambre o se intoxique. No se y no quiero aprender a cocinar. Ahora bien, me encanta comer. Pero q…

¡Me quedo en casa!

No sé ni por dónde empezar. Y no sé qué tono utilizar. No quiero ser maleducada, insultante ni ofender a nadie, pero es que ESTOY UN POCO HARTA DEL COMPORTAMIENTO de según quién. Voy a intentar no usar malas palabras, aunque en nuestro país o se habla mal, o se multa, o se sanciona… o algunos parece que no entienden las cosas.
En un principio podríamos decir que estamos todos en la misma situación. CONFINADOS. EN NUESTRAS CASAS. SALIENDO A LA CALLE SÓLO PARA COSAS IMPRESCINDIBLES. Que estamos todos hasta los mismísimos de todo esto. Yo también quiero salir de casa. Quiero ir a pasear. Quiero besar a mi sobrina. Quiero saber que soy libre y que puedo ir y hacer lo que me apetezca. Yo también me siento prisionera. Pero ojalá muchas más condenas fueran quedarse en casa. Llevo, a día de hoy (21.03.20), 7 días de confinamiento. Y si pienso en lo que hice el día antes de quedarme en casa lo veo como si hiciera años de aquello.  
Pero debo decir, también, que estoy descubriendo cosas maravillo…