Ir al contenido principal

Volveremos a brindar

¡Hola!

Hoy me apetece compartiros la que es para mi la mejor canción que se ha hecho hasta ahora de la situación que estamos viviendo.



Días tristes, nos cuesta estar muy solos
Buscamos mil maneras de vencer la estupidez
Meses grises, es tiempo de escondernos
Tal vez sea la forma de encontrarnos otra vez
Pero son las 8 y has salido a aplaudir a tu ventana
Me dan ganas de llorar
Al vernos desde lejos tan unidos, empujando al mismo sitio
Solo queda un poco más
Volveremos a juntarnos, volveremos a brindar
Un café queda pendiente en nuestro bar
Romperemos ese metro de distancia entre tú y yo
Ya no habrá una pantalla entre los dos
Ahora es tiempo de pensar y ser pacientes
Confiar más en la gente, ayudar a los demás
Mientras tanto otros cuidan los pacientes
Un puñado de valientes, que hoy tampoco dormirán
Pero son las 8 y has salido a aplaudir a tu ventana
Me dan ganas de llorar
Al vernos desde lejos tan unidos, empujando al mismo sitio
Solo queda un poco más
Volveremos a juntarnos, volveremos a brindar
Un café queda pendiente en nuestro bar
Romperemos ese metro de distancia entre tú y yo
Ya no habrá una pantalla entre los dos
Y después de pasar la cuarentena
Habremos hecho un puente que unirá
Mi puerta al empezar la primavera
Y la tuya, que el verano me traerá
Volveremos a juntarnos, volveremos a brindar
Un café queda pendiente en nuestro bar
Romperemos ese metro de distancia entre tú y yo
Ya no habrá una pantalla entre los dos...



Comentarios

Entradas populares de este blog

No quiero que se cumpla mi sueño

Había una vez, un día que me levanté antes que sonara el despertador. Nerviosa. Inquieta. Llevaba fumando desde los 14 o 15 años, no lo recuerdo muy bien. Lo que sí que recuerdo bien es que tenía 27 años y quería dejar de fumar. Casi llevaba media vida acompañada del tabaco. Tenía clarísimo que quería dejarlo pero no sabía cómo. También sabía que no quería contaminarme más para dejarlo. Quería hacerlo solamente con mi ayuda. Aquel día, al despertar decidí que no quería que se cumpliese mi sueño.
Supongo que hacía tiempo que me estaba auto convenciendo. Aquel día me levanté helada, solidarizándome con el riguroso frío de enero que hacia fuera. Había soñado que me despedía de todos mis seres queridos. Había ido al médico y este me decía que me quedaban pocos meses de vida. En este sueño tenía la edad que tenía en aquel momento. Quiero decir que no me veía de viejecita. Bajé a la cocina y se lo expliqué a mi madre. Ella, sólo me dijo: “pues ya sabes hija…” Este día decidí que no quería qu…

El sonido del ruido

Cuando era pequeña y en alguna ocasión la tiza de la pizarra hacía un ruido un tanto especial muchos tenían escalofríos. A mi este ruido no me provocaba ninguna molestia. Pero como todos, sí que tengo algún sonido que me molesta y me hace chirriar. Si piensas un momento seguro que tú también tienes aquel ruido que preferirías evitar escuchar.



Mi ruido es el que provocan los platos y cualquier utensilio de cocina al ser colocados en el armario o al ser movidos y chocar entre ellos.
Me explico. En mi casa no tenemos lavavajillas pues lo hacemos de forma tradicional. Lavarlos y dejarlos escurrir. Pues bien, si no soy yo la que lo guarda todo, si la persona que lo hace, hace mucho ruido, me molesta muchísimo. La verdad es que no entendía porque me molestaba tanto (Ahora ya lo se. Lo leeréis más adelante), pero es como si me explotaran los tímpanos. Mi abuela y mi padre son los más “exagerados” guardando los platos. Me molesta tanto este ruido que muchas veces cuando empiezan a colocarlo, m…

¿Esperar de?

Esperando. A lo mejor pensáis que estoy obsesionada con la palabra esperar, pero últimamente tengo la sensación que en la vida esperamos demasiado. Y no de la vida precisamente.
Esperamos demasiado de alguien, esperamos demasiado de algo, esperamos demasiado de tiempo, esperamos demasiado en algún lugar, esperamos demasiado en el dentista, esperamos demasiado en la peluquería, esperamos demasiado en el aeropuerto… esperamos demasiado…



Hoy, me encuentro en la habitación de un hospital. Nada grabe, operan a mi madre pero tiene que entrar en el quirófano y siempre tienes aquellos nervios en el estómago. Hemos llegado al hospital a las ocho de la mañana y ahora, a las 10:48 la han venido a buscar. ¿Hemos estado esperando demasiado no? Ahora nos tocará esperar un par de horas más hasta que la suban otra vez a la habitación.
Estando los tres, mi padre, mi madre y yo, hemos estado hablando. Han venido a buscar a mi madre, y mi padre y yo, inconscientemente hemos cogido, por un lado la Tablet,…