Prefiero que seamos amigos



A raíz de ir con mi madre al teatro a ver la obra protagonizada por Lolita Flores y Luis Mottola, “Prefiero que seamos amigos” y como ellos mismos lo definen: es una sentencia que condena cualquier expectativa hacia la persona amada, que te destruye la ilusión de ser objeto de deseo, de pasión, de formar una pareja, de ser la media naranja de tu amor… Reinan las frustraciones y las palabras están llenas de sentimientos no comprendidos, y las insinuaciones y mensajes sutiles no son captados. La lucha interna de la mujer segura de sí misma, hecha y derecha, con toda una vida a sus espaldas, independiente y satisfecha consigo misma, que se enfrenta a la terrible inseguridad y al miedo de no ser nunca más deseada ni dichosa en el terreno del amor. Las relaciones y la búsqueda del amor nunca son fáciles y aquí disfrutamos de la odisea que es para Claudia y Valentín aprender a quererse. Tamzin Townsend.

Cuando leí esto sentada en el teatro esperando a que empezara la obra, me acordé cuando tenía unos quince o dieciséis años aproximadamente, que estaba enamorada (creía que lo estaba) de un chico que era camarero en un bar. Íbamos siempre allí ya que les decía a mis amigas que quería verle, pedirle el refresco a él, mirarlo (mientras estaba trabajando)… todas esas tonterías y más que se hacen cuando crees que te has enamorado por siempre jamás. Cuando piensas que es el hombre de tu vida. Cuando piensas que no puedes vivir sin verlo ni un día.

Qué inocentes somos.

Enamorarnos de alguien que ni siquiera sabemos cómo se llama. Pero sí que sabía qué turno hacía. Ahora ya no me acuerdo, evidentemente, pero me sabía sus turnos de memoria. En aquel bar eran bastantes camareros, no obstante me sabía perfectamente cuando le tocaba a él trabajar. Algún día llegábamos antes que él llegara, y nos marchábamos al irse él. Todo esto para que no se notara que estábamos allí por él (¡que no se note! les decía). Que no se note que lo miro, que no se note que estamos aquí porque quiero verle, que no se note… la época del que no se note me duró bastante, la verdad. Y no solo con él. Todos alguna(s) veces hemos hecho cosas para que no se note alguna otra cosa, ¿verdad? Y en realidad es cuando se nota más.

Ahora al recordarlo me rio. Con una amiga incluso ensayábamos miradas para hacerles a nuestras víctimas del que no se note.

Si nos viésemos con los ojos de un adulto… ¡ay madre! cuantas cosas se evitarían o se cambiarían, ¿verdad?

Bueno, pues imaginaos las horas que pasábamos en aquel bar. ¡Tantas! ¡Muchas! ¡Demasiadas!

Añadir que en los bares se puede estudiar, leer, comer, hablar, reír, cantar, bailar, beber… ¡da para mucho un Bar! Incluso para sacarse el carnet de conducir. El tiempo lo aprovechábamos. Era como nuestra biblioteca pero la cual no hacía falta estar en silencio.

Recuerdo que en aquella época me encantaba la canción Eternal Flame de Atomic Kitten. Justo ahora, cuando estoy escribiendo esto, me pongo la canción para volver a recordarla y, por primera vez, busco la letra de la misma, Llama Eterna.


Cierra los ojos, dame tu mano, cariño
¿Sientes mi corazón latir, entiendes?
¿Sientes lo mismo, solo estoy soñando?
¿Es este ardor una llama eterna?
Creo que debe ser, querida
Miro cuando duermes, me perteneces
¿Sientes lo mismo, solo estoy soñando?
¿O es esto una llama eterna?
Di mi nombre, el sol brilla a través de la lluvia
Toda una vida tan solitaria, y luego vienes y alivias el dolor
No quiero perder este sentimiento
 [descanso]
Di mi nombre, el sol brilla a través de la lluvia
Toda una vida tan solitaria, y luego vienes y alivias el dolor
No quiero perder este sentimiento
Cierra tus ojos y dame tu mano
¿Sientes mi corazón latir, entiendes?
¿Sientes lo mismo, solo estoy soñando?
¿O es esto una llama eterna?
[descanso]
¿Es este ardor una llama eterna?
Una llama eterna?
(Cierra los ojos y dame tu mano ¿Sientes mi corazón latir, entiendes? ¿Sientes lo mismo, solo estoy soñando? ¿O está quemando una llama eterna?)


Eternal Flame versión original


Close your eyes, give me your hand, darling
Do you feel my heart beating, do you understand?
Do you feel the same, am I only dreaming?
Is this burning an eternal flame?

I believe it's meant to be, darling
I watch when you are sleeping, you belong to me
Do you feel the same, am I only dreaming
Or is this burning an eternal flame?

Say my name, sun shines through the rain
A whole life so lonely, and then you come and ease the pain
I don't want to lose this feeling

[break]

Say my name, sun shines through the rain
A whole life so lonely, and then you come and ease the pain
I don't want to lose this feeling

Close your eyes and give me your hand
Do you feel my heart beating, do you understand?
Do you feel the same, am I only dreaming
Or is this burning an eternal flame?

[break]

Is this burning an eternal flame?

An eternal flame?

(Close your eyes and give me your hand
Do you feel my heart beating, do you understand?
Do you feel the same, am I only dreaming
Or is this burning an eternal flame?)



Imaginaba que él decía mi nombre, me cogía la mano, bailábamos, soñábamos. ¡Qué inocente era! Y que atrevida a la vez. Él me sacaba casi diez años (no lo recuerdo con exactitud) con lo que tenía unos 25 años.

Pasaban los días, las semanas, los meses y no decía mi nombre, no me cogía de la mano, no bailábamos, no soñábamos juntos… incluso no sabía ni mi nombre (o a lo mejor sí, no lo sé).


Pero un día, llegó El Día. Inocente de mí. Lo vi llegar a una discoteca con sus amigos. Tal y como lo vi, sin pensar, me fui hacia él y le solté tal cual hola, buenas noches, quiero saber si tengo alguna posibilidad contigo. Me gustas mucho y hace tiempo que estoy esperando si me dices alguna cosa, y como veo que no, quiero saber si tengo alguna posibilidad. Así. Sin pensarlo. Me salió de carrerilla toda la frase enterita.
No, contestó él.
¿No?, le volví a preguntar.

No.

Vale. Gracias. Así no voy a perder más el tiempo esperándote.

Tal cual.

Y se quedó pasmado con mi respuesta. Yo, más. Tengo que añadir que nunca más en la vida he sido tan directa. No obstante, sí que creo que las cosas tenemos que decirlas. Y las sigo diciendo. Pero de otra forma. Yo no sé el tiempo que estuve “esperando” para ver una señal de él. Cuando la señal la tenía desde el primer momento. La señal era que no había señal.

Y, no es perder el tiempo, no, pero creo que las cosas sí que hay que decirlas sin esperar tanto, como por ejemplo en esta obra de teatro, que tardaron cinco años en expresar sus verdaderos sentimientos. Cinco años de sentimientos ocultos. Cinco años de sentimientos sólo para ti. Viendo como tu mejor amigo sale con otras chicas y al día siguiente te lo explica. Y tú, claro, escuchas e incluso das consejos. Sois amigos. Cinco años siendo su cómplice, confidente… y tu cada día enamorándote más de él. Hasta que un día decides todo lo que sientes y su respuesta es prefiero que seamos amigos.

A todos alguna vez seguramente nos han dicho esta frase, o incluso puede que la hayas dicho tú. En cualquier caso, la verdad siempre por delante. Ya sea si le quieres, si te quiere, si no le quieres o no te quiere, los sentimientos tienen que demostrarse, decirse y aceptarse.

Mi primer desamor (o eso creía) y no sabíamos ni como nos llamábamos. Eso sí, quedará en mi memoria como una eternal flame. Gracias, gracias y gracias. Feliz semana y hasta el jueves! ¡Hazte feliz!

Coral·💋
*







Comentarios

Entradas populares de este blog

Despedida

Fin de año a Galicia

¿Esperar de?