"me viene"


Muchas veces me preguntan ¿de dónde sacas las ideas para escribir los posts? Y siempre respondo lo mismo. Cuando me viene, me viene. Nunca me he puesto delante del ordenador, he abierto el Word y he dicho: a ver qué voy a escribir hoy.

No. De cualquier situación, sea leyendo, sea hablando, sea escuchando, sea mirando… llega como una flecha una idea a mi cabeza. Tengo un amigo que es compositor, y hace años, cuando yo no escribía, le preguntaba cómo lo hacía para escribir canciones tan bonitas. Y siempre me respondía también lo mismo. En primer lugar, sus mejores canciones son las escritas desde el dolor. Desde el desengaño, desde la pena… Y normalmente las escribía de noche, cuando todos los miembros de su familia estaban durmiendo. Él se sentaba en la terraza, se encendía un cigarrillo y a veces escribía, a veces no.

Nunca escribió, como os he comentado antes, delante del ordenador y ´pá lante. Esto me sorprendía, ya que siempre esperaba otra respuesta. Como si él tuviese una varita mágica de producir. A continuación os dejo un vídeo de las Sugarbabe, con la canción “About You Now”, que es suya. De hecho, esta canción él la escribió desde la pena más profunda. Un desengaño amoroso. Y la escribió pensando en una balada. Imaginaos una vez “tuneada” como puede llegar a cambiar.  

 (Vídeo)

Ahora le entiendo perfectamente, porque ahora a mí me pasa lo mismo. Ahora entiendo este “me viene”. Y es curioso, pero hace poco fui de acompañante de una amiga a un concierto. La acompañaba porque antes trabajábamos juntas, y desde que ella se fue, decidimos que cada dos o tres semanas nos veríamos sí o sí. Ya fuera comiendo, tomando un té, o buscando actividades que nos gustasen a las dos. Así que uno de esos encuentros fue el concierto de Pablo Alborán en Barcelona. De él sabía que era cantautor, y tengo que reconocer que solamente había escuchado un par o tres de sus canciones. Las más comerciales, supongo. Nunca me había puesto Youtube o iTunes para escucharlo. Pues bien, el concierto era un sábado a las 21.30. Y, por un lado, tengo que volver a reconocer que desde ese instante no he podido parar de escuchar todas sus canciones. Ahora deben no gustarme un par o tres de sus canciones. Y, a lo mejor, son las más comerciales.

Desde que sonó la primera nota me quedé prendada de su música y de sus letras. A medida que iba avanzando el concierto y viendo lo simpático, amable, dulce que era él, más y más me cautivaba. A parte se veía que estaba disfrutando mucho. Y yo, que estaba allí como espectadora, no como una actriz, viendo al protagonista, él, y a los 18.000 actores y actrices participes más, el público, y yo cómo únicamente espectadora, observé y observé y entendí, por un lado, porque había llenado dos Palau Sant Jordi dos días consecutivos y viéndoles a todos ellos disfrutar, yo también lo hice.

Y ¿por qué os estoy contando todo esto? Pues porque no paraba de pensar dónde, cómo, cuando “le venía” a él la inspiración. ¿A él también le inspirarían más las penas que las alegrías?, y él ¿compondría en un jardín mirando la luna?, ¿sería en un tren?, ¿sería en su casa con su piano y su guitarra? Y así sucesivamente. Evidentemente, lo escuché y bailé en el concierto. Pero cada canción que cantaba pensaba dónde, cómo, cuándo y qué le habría inspirado para escribirla. ¿Dónde habrían sido sus “me viene”? Sus canciones son poemas. Y, como nos podemos imaginar, absolutamente todo tiene una historia detrás, y yo pensaba cual sería la historia de cada canción.

Por ejemplo, yo, ahora, tendría que ponerme con el ordenador para terminar unos diseños de mi otro proyecto, www.coraliness.com. No obstante, ahora no puedo hacerlo. Ahora, lo que necesito es escribir estas letras. A lo mejor a los que estáis leyendo esto os parece raro, pero la verdad es que cuanto más quieres pensar una cosa, menos buenas ideas te vienen. (Siempre estoy hablando de mi experiencia, ya lo sabéis) Ideas pueden venir infinitas. Ideas que tengan un poco de lógica, no tantas.

No sé de donde vendrá el “me viene”. Y no sé porque hay gente que “le viene” y hay gente que piensa que “no le viene nada”. Somos 7.442 miles de millones de habitantes en la tierra y Pablo Alborán sólo hay uno. Somos 7.442 miles de millones de habitantes en la tierra y de todos estos 7.442 miles de millones sólo hay uno de cada. Todos somos humanos habitantes de la tierra, no obstante ¿en qué nos parecemos?, ¿qué tenemos en común?, ¿Por qué a unos “nos viene” una cosa y a otros “nos viene” otra?...

Lo único que tengo claro es que estos 7.442 miles de millones de habitantes de la tierra somos 7.442 miles de millones piezas únicas, y que a todos nos vienen cosas. No obstante, lo complicado, a veces, es reconocerlas.*

Deseo que identifiques todos tus “me viene” y, antes de terminar, decir que a los que me echáis de menos, muchas gracias.  

Gracias, gracias y gracias. ¡Feliz semana y hasta el jueves pronto! Y recuerda, ¡hazte feliz ya que eres único entre 7.442 miles de millones

*siempre leo mis artículos en voz alta. El último párrafo parece un trabalenguas. Prueba a decirlo en voz alta ;)

Coral💋
*



Comentarios

Entradas populares de este blog

El arte de regalar

Presentación

@davibusta (parte I)