Ir al contenido principal

Vaticinios

A punto de finalizar la tercera semana de confinamiento, os comparto los 11 vaticinios que pensé durante la segunda semana.  

Vaticino significa la acción de anunciar un hecho futuro a partir de ciertos indicios, o por simple intuición.

O simplemente porque es lo que te gustaría que pasara, o porque sí. Así que lo que yo vaticino hasta fin de año, es decir, hasta el día 31 de diciembre de 2020, es lo siguiente:


1.  Mínimo hasta fin de año no podremos viajar fuera del país.

O incluso más. Hasta que todo no haya terminado en todo el mundo, no se podrá viajar con libertad. Seguramente habrá países que entre sí, sí que podremos, pero en muchos de ellos no.    


2.  Los grandes eventos, como conciertos, fiestas… cualquier evento con más de 50 personas quedará anulado para lo que queda de este 2020.

Conciertos, ferias, deportes, cabalgatas… cualquier cosa que incluya una gran concentración de personas quedará aplazada hasta nuevo aviso. Aunque empiece a volver la normalidad habrá eventos que no podrán realizarse.


3.  Europa, el mundo, estará cerrado. Sólo podremos movernos dentro de nuestro país.

El mundo quedará parado. Bueno, no del todo, porque eso es imposible, pero me refiero a que nos quedaremos cada uno en su país, su comunidad, su municipio, su casa, y únicamente podremos movernos por la zona que se nos marque, dentro de un mismo país. 


4.  Habrá Baby Boom  

Tras la Segunda Guerra Mundial hubo un baby boom… entonces… ahora tocaría otro… por historia.


5.  ¿Habrá más baby boom que divorcios?

Me temo que no. La cuarentena es mala para el amor según las estadísticas de China. Durante su cuarentena, las oficinas de registro recibieron muchas llamadas telefónicas solicitando divorcios. Durante varios días se superó el límite establecido por día para las peticiones de divorcio (no sabía que había límite de peticiones). Así que, en nuestro país, no vamos a ser diferentes, y me temo que bastantes habrá.     


6.  Se crearán nuevos negocios que hasta ahora no existían.

Está todo creado. Es muy difícil innovar. Nos hemos quedado en la ruina. No me arriesgo más. Dejo de luchar. Que la economía sufrirá, seguro. Pero saldremos de ésta mucho más reforzados. ¿Dónde queda al mal tiempo, buena cara? Donde unos ven incertidumbre, otros ven oportunidades. Deseo ser yo uno de estos casos.


7.  Mucha gente descubrirá que le gusta leer.

Leer es una de las cosas que estoy segura de que mucha gente ha hecho, está haciendo, y hará por primera vez estos días. Quien dice leer puede decir cocinar, mirar series, hacer deporte… mucha gente descubrirá cosas que no sabía que le gustaban.  



8.  Mucha gente descubrirá que le gusta estar en casa.

Yo misma hace un par de años creía que no me gustaba estar en casa. Siempre quería estar fuera, haciendo cosas, con gente… y cada día que pasa, cada día me gusta más quedarme en mi casita. Sola o acompañada, pero realmente como en casa en ningún sitio. 


9.  Dejaremos de hacer cosas que habíamos hecho hasta la fecha.

Cambiaremos muchas costumbres. Rutinas diarias, alimentación, palabras… incluso muchos, a lo mejor, dejamos de viajar tanto. Valoraremos más ese paseo por el bosque, ese refresco en la terraza de un bar, esa cena en un restaurante, ese abrazo, ese beso, coger el coche y perderte por la carretera sin rumbo, visitaremos o llamaremos más a menudo a nuestros abuelos, tíos, sobrinos, no nos quejaremos tanto de los ruidos del vecino (porque has descubierto que tú también haces ruidos y ellos te escuchan)… lo que realmente deseo es que no nos olvidemos demasiado pronto de todo esto. 


10.         La vida nos está dando la oportunidad de conocernos a nosotros mismos.

Y de conocer realmente con quién estás viviendo. En los momentos de nervios, incertidumbre, inseguridad, inestabilidad, es cuando actuamos como realmente somos: para bien y para mal. Vamos a descubrir cómo somos en realidad y cómo es o son las personas con las que compartimos techo. A lo mejor no nos gusta lo que descubrimos o, por el contrario, estamos felices de, por fin, haberlo descubierto. 


11.         Ya pasó, pasó rápido y aprendí mucho. 

En un abrir y cerrar de ojos estaremos recordando todas las anécdotas, aventuras, vivencias que hemos tenido. Habremos aprendido mucho. Seguramente habremos cambiado muchas cosas de nuestras vidas, nos habremos despedido de alguien, pero seguro que también habremos abierto las puertas de nuestro corazón a muchas otras. Lo habremos pasado mal, habremos llorado, habremos estado tristes, nos habremos discutido, enfadado, pero también habremos reído, conocido a personas maravillosas, habremos vivido experiencias únicas e irrepetibles, emocionantes, alegres… que siempre quedaran en nuestra memoria.  

Estaremos orgullosos de nosotros mismos por haberlo conseguido, por haberlo superado, y por salir de esto mucho más fuertes.

¡LO MEJOR, SIEMPRE, SIEMPRE, SIEMPRE, ESTÁ POR LLEGAR!

Muchas gracias, Coral

Comentarios

Entradas populares de este blog

No quiero que se cumpla mi sueño

Había una vez, un día que me levanté antes que sonara el despertador. Nerviosa. Inquieta. Llevaba fumando desde los 14 o 15 años, no lo recuerdo muy bien. Lo que sí que recuerdo bien es que tenía 27 años y quería dejar de fumar. Casi llevaba media vida acompañada del tabaco. Tenía clarísimo que quería dejarlo pero no sabía cómo. También sabía que no quería contaminarme más para dejarlo. Quería hacerlo solamente con mi ayuda. Aquel día, al despertar decidí que no quería que se cumpliese mi sueño.
Supongo que hacía tiempo que me estaba auto convenciendo. Aquel día me levanté helada, solidarizándome con el riguroso frío de enero que hacia fuera. Había soñado que me despedía de todos mis seres queridos. Había ido al médico y este me decía que me quedaban pocos meses de vida. En este sueño tenía la edad que tenía en aquel momento. Quiero decir que no me veía de viejecita. Bajé a la cocina y se lo expliqué a mi madre. Ella, sólo me dijo: “pues ya sabes hija…” Este día decidí que no quería qu…

El sonido del ruido

Cuando era pequeña y en alguna ocasión la tiza de la pizarra hacía un ruido un tanto especial muchos tenían escalofríos. A mi este ruido no me provocaba ninguna molestia. Pero como todos, sí que tengo algún sonido que me molesta y me hace chirriar. Si piensas un momento seguro que tú también tienes aquel ruido que preferirías evitar escuchar.



Mi ruido es el que provocan los platos y cualquier utensilio de cocina al ser colocados en el armario o al ser movidos y chocar entre ellos.
Me explico. En mi casa no tenemos lavavajillas pues lo hacemos de forma tradicional. Lavarlos y dejarlos escurrir. Pues bien, si no soy yo la que lo guarda todo, si la persona que lo hace, hace mucho ruido, me molesta muchísimo. La verdad es que no entendía porque me molestaba tanto (Ahora ya lo se. Lo leeréis más adelante), pero es como si me explotaran los tímpanos. Mi abuela y mi padre son los más “exagerados” guardando los platos. Me molesta tanto este ruido que muchas veces cuando empiezan a colocarlo, m…

¿Esperar de?

Esperando. A lo mejor pensáis que estoy obsesionada con la palabra esperar, pero últimamente tengo la sensación que en la vida esperamos demasiado. Y no de la vida precisamente.
Esperamos demasiado de alguien, esperamos demasiado de algo, esperamos demasiado de tiempo, esperamos demasiado en algún lugar, esperamos demasiado en el dentista, esperamos demasiado en la peluquería, esperamos demasiado en el aeropuerto… esperamos demasiado…



Hoy, me encuentro en la habitación de un hospital. Nada grabe, operan a mi madre pero tiene que entrar en el quirófano y siempre tienes aquellos nervios en el estómago. Hemos llegado al hospital a las ocho de la mañana y ahora, a las 10:48 la han venido a buscar. ¿Hemos estado esperando demasiado no? Ahora nos tocará esperar un par de horas más hasta que la suban otra vez a la habitación.
Estando los tres, mi padre, mi madre y yo, hemos estado hablando. Han venido a buscar a mi madre, y mi padre y yo, inconscientemente hemos cogido, por un lado la Tablet,…